jueves, 25 de septiembre de 2008

¿Porqué no?

¿Yo?
¿Crea un blog?
¿Para qué?

Esa fue mi primera reacción ante la posibilidad que me dieron de crear mi propio blog.

Mi vida es normal. Mis aficiones también. ¿Qué voy a contar?

Más tarde, pensando en casa comprobé, para mi sorpresa, que la idea cada vez me parecía menos descabellada. Os cuento.

Me he cambiado hace poco de casa. A muchos kilómetros de lo que venia siendo mi "habitat natural" donde he dejado familia, amigos, recuerdos.... en fin, una vida.

Aquí, de momento, no conozco a nadie, aunque con mi marido y mis hijas me basta. Sin embargo, empecé a madurar la idea de este blog, como mi lugar del corazón. Un lugar donde plasmar mis impresiones sobre noticias diarias, sobre libros leídos, sobre películas, etc... un poco ese lugar desde donde poder mantener una vía de comunicación con el mundo.

Así que, aquí estoy. Dispuesta a empezar, sin saber muy bien cómo, pero con ganas, que es lo importante.

No hay comentarios: