martes, 14 de octubre de 2008

Misha

"Misha" es el nombre con el que se conoce en el mundo de la danza al gran Mikhail Baryshnikov. Ayer oí un comentario de una chica que acababa de perder la oportunidad de ver en concierto a su grupo favorito y se preguntaba cuándo volvería a tener otra oportunidad igual. Me vino a la mente, los intentos fallidos de ir a ver bailar a Baryshnikov en Madrid (incluso en Bilbao), hasta que por fin, el Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid de 1999, me dio la gran alegría de incluir a su compañía en el programa. Recuerdo que hable con Fátima y con Ana y, aunque no le conocían (ya las vale, ja ja) estuvieron dispuestas a acompañarme. Salieron encantadas, aunque Ana sólo recuerde el "baile del reloj", je je. Me pregunto si se habrán parado a pensar que han tenido la oportunidad de ver sobre el escenario a una auténtica leyenda viva de la danza (clásica y contemporánea). El más grande bailarín del siglo XX y de la historia, junto con Nureyev (1938-1993) y Nijinski (1890-1950), y como veis por las fechas, el único no sólo en activo, sino VIVO, que ya es decir....



Rudolph Nureyev Mikhail Baryshnikov


Nacido en Riga, Letonia, donde vivió hasta los 16 años, Mikhail Baryshnikov (27 de enero de 1948), se marchó a San Petersburgo (entonces Leningrado), donde estudió ballet. “Viví en Rusia solamente 10 años, a los 26 años me marché del país para nunca más volver". Primera figura el Ballet Kirov de Leningrado (1966-1974), conoció al coreógrafo francés Roland Petit en Leningrado, este lo invitó a participar en una gira por Canadá. En 1974, durante esta gira, el bailarín pidió asilo político en Toronto. Más tarde se trasladaría a los Estados Unidos donde El 3 de julio de 1986, se convirtió en ciudadano naturalizado de los Estados Unidos.

Barýshnikov era un bailarín único por varias razones. Era de baja estatura, por lo que tuvo que trabajar arduamente para combatir su falta adecuación para papeles como Sigfrido, héroe de
El lago de los cisnes, donde se esperaba ver un bailarín más alto y apuesto. Aunque popularmente afirmó que “no importa lo alto que levantes la pierna. La técnica se basa en la transparencia, simplicidad y hacer un verdadero intento.” Su forma de bailar era reconocida como de “libro de texto” por su brillante técnica, separación emocional y uso de "bravura", que se define como un estilo masculino y atrevido.

Y una vez que he contado un poco "quien" es Baryshnikov, os voy a recomendar ver su película "Noches de sol". Es algo antigua, pero es genial. Esta fue la primera vez que yo le vi bailar y me quedé asombrada. Desde entonces, ya os digo que no paré hasta que por fin aquel mes de noviembre le pude ver en el Teatro Albéniz de Madrid. Inolvidable. Genial. De verdad que os recomiendo que le veáis bailar... es simplemente maravilloso....


Si queréis también podéis verle en "Don Quijote", "Giselle", "El lago de los cisnes" y otros clásicos....

Bueno, por hoy vale... mañana más. Saludos!

2 comentarios:

Ladonna dijo...

Ya sé que es una entrada un poquito antigua pero es que no he podido resistirme.
A mi también me costó vida y milagros conseguir verle, pero mereció la pena. Lo ví en Sevilla, y creo que nunca había disfrutado tanto viendo danza contemporánea, es genial.

Beatriz dijo...

Nunca es tarde para Baryshnikov!!! un saludo. Bea