miércoles, 19 de noviembre de 2008

La cúpula de Barceló

Antes de hacer ningún comentario, debo aclarar que con respecto al gran Miquel Barceló, siento que no soy nada imparcial. Me encanta todo lo que hace. Desde que, allá por los 90 viese una exposición en la Galería Soledad Lorenzo y El País publicara "Cuaderno de Mali", quedé impresionada y rendida a la genialidad del mallorquín. Qué le vamos a hacer!




Lo de la cúpula está siendo, sin duda, un lamentable espectáculo. No creo que la "culpa" sea del artista. Las demagógicas voces que se alzan en su contra, no piden su cabeza, sino la del presidente del gobierno (léase ZP) por destinar 500.000 eurazos del Fondo para el Desarrollo, al pago de la obra del mallorquín. Ya me gustaría saber si ese dinero se hubiese destinado a la "financiación autonómica" cuántos habrían protestado. No voy a entrar en atacar ni defender el pago de la obra por parte del gobierno español. Según algunos, en época de crisis, todo lo que no sea darnos el dinero a los ciudadanos de a pie, está mal hecho. Este post es una muestra de apoyo al artista.

Nacido en Felanitx (Mallorca) en 1957, Miquel Barceló antiguo enfant terrible” del arte iconoclasta y transgresor de los años 80 en Mallorca, ahora es un mito viviente...uno de los artistas contemporáneos españoles más cotizados y reconocidos internacionalmente. Artista polifacético, Miquel Barceló ha conseguido un gran reconocimiento por su fuerza creativa que ha plasmado en sus trabajos realizados en grandes telas a los decorados de óperas y en sus esculturas y trabajos en terracota.

Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2003. El jurado consideró a Barceló "uno de los nombres máximos de pintura europea y contemporánea", entre otras razones, por "su proximidad a la realidad vital a través de un prisma mediterráneo".

En 2004 expuso en el Museo del Louvre las acuarelas que creó para ilustrar "La Divina Comedia", convirtiéndose en el primer artista contemporáneo vivo que expone en el museo de París.

Sin embargo, nosotros (los españoles, en general), fieles a nuestra arraigada costumbre de "defenestrar", "infravalorar" y, si es posible "hundir" todo aquello en lo que algún compatriota destaque, hemos encontrado la excusa perfecta para "arremeter" contra el artista, poniendo en duda, que su genial arte se pueda definir precisamente como eso: arte.

Ya he escuchado en la calle a varias personas decir que "esos churretes de colores, lo hago yo" (en dos patás, claro, pensaba yo). Como hacemos las cosas aquí. Que por algo somos todos los mejores en todo:...arreglamos el país cual presidentes mientras tomamos café, ...un buen paseo y hemos terminado con las crisis madridista en un abrir y cerrar de ojos, ... esas cosillas que ya sabéis, ja ja

Aquí dejo alguna foto de la obra de Barceló en la Catedral de Palma de Mallorca.
Está basada en el milagro del los panes y los peces, de las bodas de Canaa. Podéis pensar lo que queráis pero,... ¿no creéis que es fascinante? ¿de verdad?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El artista se está poniendo tibio en Navidades a costa de los españolitos que no llegan a fin de mes... ya que se trataba de una obra con el fin de adornar una sala destinada a una cuestión social, humanitaria... dese luego el tío no tiene afán lucrativo...

Beatriz dijo...

Bueno, anónimo, sin duda, cada uno tiene su más que respetable opinión. Un saludo.