lunes, 22 de junio de 2009

Vértigo

Recibiré postales del extranjero,
tiernas y ajadas, besos, recuerdos.
¿Cómo están todos? Te echo de menos.
Cómo pasa el tiempo...

Seremos otros, seremos más viejos,
y cuando por fin me observe en tu espejo,
espero al menos que me reconozca,
me recuerde al que soy ahora.

Aquellas manos, aquella mujer,
aquel invierno no paraba de llover,
perdona que llegue tan tarde,
espero saber compensarte.

Estás tan bonita, te invito a un café,
la tarde es nuestra, desnúdame.
Tras el relámpago te decía:
"Siempre recogeré flores en tu vientre".

Otro hombre dormirá contigo
y dará nombre a todos tus hijos.
Ven, acércate a mí, deja que te vea,
que otras primaveras te han de llevar muy lejos de mí.

Vértigo, que el mundo pare,
que corto se me hace el viaje.
¿Me escucharás, me buscarás,
cuando me pierda y no señale el norte la estrella polar?

Las frías mañanas en la facultad,
tú casi siempre huías conmigo al bar,
y me enfadaba si preferías el aula a mi compañía.

Sobre la mesa botellas vacías,
qué sano es arrancarte esa risa,
y ahora cambiemos el mundo, amigo,
que tú ya has cambiado el mío.

¿Qué haré cuando te busque en la clase,
y mi eco me responda al llamarte?
Otros vendrán y me dirán que te marchaste,
que te cansaste ya de esperar.

Vértigo, que el mundo pare,
que corto se me hace el viaje.
¿Me escucharás, me buscarás,
cuando me pierda y no señale el norte la estrella polar?

Y la ronquera, los traicioneros nervios,
que me atacaban antes de cada concierto,
viejas canciones, antiguos versos,
que espero retenga algún eco.

Y en el futuro espero, compañero, hermanos,
ser un buen tipo, no traicionaros.
Que el vértigo pase y que en vuestras ventanas
luzca el sol cada mañana.

Pero basta de lamentos, brindemos, es el momento,
que estamos todos y no falta casi nadie,
que hay que apurar la noche que acaba de empezar.

Vértigo, que el mundo pare,
que corto se me hace el viaje,
¿Me escucharás, me buscarás,
cuando me pierda y no señale el norte la estrella polar?

**Hoy no me canso de escucharla. Añoro a mis amigos!!! Estáis tan lejos!

9 comentarios:

Menda dijo...

Jo...........qué bonito te ha quedado......
Yo tengo amigos cerca y amigos lejos,pero...también te tengo a tí, lejos en la distancia y cerca en mi corazón.

Hale, que me emociono.

Eva dijo...

Te entiendo y estoy segura que te buscan y que te escuchan aunque estés lejos.No puede ser de otra manera con esto tan bonito que escribes y no puede ser de otra manera porque eres un cielo.

A mi me gusta leerte y me encantaría escucharte ¿ te animas?

Besos grandes.

Nadia dijo...

Te comprendo, yo tambien tengo a algunos amigos lejos. Pero dicen que la distancia no puede con la amistad y creo que es verdad.

Un beso vecina!

Beatriz dijo...

Menda, gracias....(y a Eva) el mérito no es mío sino de mi admirado Ismael Serrano (en a columna de al lado podeis escuchar la canción)..gracias de nuevo Menda, también ienes tu lugar en mi corazoncito!

Eva, gracias por tus palabrascomo le decia a Menda teneis vuestro hueco a mi lado! Pr cierto ¿escucharme? explicate!

Nadia, esto dedejartoo y marcarte a vivir acasi 500 kms de "casa" a veces se hace custa arriba! Menos mal que estais vosotras!!!

Un beso. Bea

maba dijo...

claro que se hace complicado!!

y normal que los eches de menos!

muchos besos guapa!!!!

Isabel dijo...

Es muy jodido tener a la gente que amas y añoras, lejos de ti. Un beso

Angelosa dijo...

Es dificil vivir lejos de los que amas, es tanta la melancolia que sientes, aunque les escuches pero no puedes tocarles, pero no desesperes que seguro que pronto os reunireis aunque solo sean unos días y os echareis unas risas. Desde tu Madriz.....jajaja. Miles de besos.

kpa dijo...

es una pena tener los amigos en la distancia....
pero ya sabes ,lo importante es tener amigos...

Bellaluna dijo...

Me gusta mucho también a mí esta canción. Ismael Serrano lo bordó... Me quedo con aquello de "Aquellas manos, aquella mujer,/aquel invierno no paraba de llover,/perdona que llegue tan tarde,/espero saber compensarte.

Estás tan bonita, te invito a un café,/la tarde es nuestra, desnúdame./Tras el relámpago te decía:/"Siempre recogeré flores en tu vientre".