miércoles, 1 de julio de 2009

Para Alberto

Los que me leéis, sabéis de mi afición por el mundo de las motos. No por las motos "de carretera" y similares sino por la competición: el motociclismo sobre todo.
Solía encontrar un hueco para ir a ver el Campeonato del Mundo a Jerez o Montmeló... incluso al Jarama en Madrid, el año que sustituyó al gran Premio de Yugoslavia, por la guerra.

De entre todos los pilotos, siempre se tienen unos favoritos, por distinto motivos... por ejemplo, soy una devota fan del gran Valentino Rossi al que vi sobre una moto por primera vez cuando apenas tenía 17 años recién cumplidos!

Pero si alguien ha contado siempre con mi admiración y respeto ha sido Alberto Puig. A día de hoy está retirado de la competición y es manager del gran Dani Pedrosa.
Alberto es de esas personas que, personalmente, creo que no pudo demostrar todo lo gran piloto que es (o ha sido) por las numerosas lesiones.

Casi dos decenas de quirófanos. Sufrió una cruel caída en Fukuroi, en 1990. Durante meses caminó con muletas. Sólo se bajaba de ellas para subirse a la moto de carreras. Luego, le operaron los antebrazos. Dos meses después consiguió aquel maravilloso triunfo de Jerez de 1995.

Poco después a 262 kilómetros por hora, se cayó en la curva de final de recta en Le Mans y paró con las piernas contra un muro asesino. Literalmente, se reventó una pierna. Según él comentó, días después, "ha sido una masacre".
Doce días después, a las 12 de la noche del 20 de julio, en un quirófano de la clínica Dexeus de Barcelona, un médico muy experimentado se dio por vencido: "No me atrevo". Sólo restaba la amputación de la pierna izquierda, por encima de la rodilla. Otro médico, Eusebio Sala Planell, se la jugó. "Había que apurar hasta la última oportunidad". Puig iba a quedar cojo, apoyado en una prótesis el resto de sus días. Pero tras una operación dramática, conservaba algo que con el tiempo se parecería a una pierna.

Después de aquel drama, Puig lo intentó. Volvió a subirse a un podio un año después, en 1996, precisamente en un Gran Premio de Francia, pero en otro circuito Paul Ricard. Recuerdo perfectamente aquel día...cuando le vi cruzar la línea de meta, subir al podio....(se me pone la carne de gallina sólo de recordarlo).

Tan emocionada estaba que escribí una carta a la revista Motociclismo...mi sorpresa fue que la publicaran.... mi mayor sorpresa: que me llamaran del equipo de Alberto para agradecerme la carta...

Meses después Marca daba la oportunidad de hacer una pregunta a los tres pilotos españoles de 500cc (Alberto, Crivillé y Carlos Checa). Por supuesto llamé...y mi sorpresa fue que me pusieran a los tres al teléfono para poder formular mis preguntas directamente.... por no alargarme con detalles que conservo en mi cabeza como si hubiese sucedido ayer...resumo diciendo que en Mayo de 1997 asistí a las carrera de Jerez invitada por Alberto y ¡por fin! pude conocerle!

No os podéis imaginar lo que fue ese G.P... Alberto aún estaba en activo, aunque tuvo mala suerte en la carrera que no terminó por una caída. Lo que disfruté paseando por el paddock, haciéndome fotos con todos los pilotos que se cruzaban en mi camino, ja ja...hasta con el mismísimo Wayne Rainey!!!
El caso es que en noviembre de 1997, Marca celebraba una entrega de premios en el Hotel Ritz de Madrid... y me tocó! ja ja....gané una entrada a la cena y entrega de premios...donde volví a coincidir con Alberto que, para mi sorpresa, me recordaba (o eso dijo, ja ja)... después tuve ocasión de acercarme a saludarle en el Jarama (Madrid) cuando seleccionaba a los pilotos para la Movistar Activa Joven Cup siendo él director del proyecto...y tiempo después en Montmeló la falta de coordinación hizo que no pudiese saludarle de nuevo personalmente.

Resumiendo...a día de hoy sigo manteniendo contacto (vía SMS) con él para cumpleaños, felicitaciones de boda, Navidades, etc... lo cual no sabéis lo que significa para mí.

Por eso hoy me decido a enviarle desde aquí unas palabras de apoyo. Imagino que lo debe estar pasando mal con las caídas de Dani, que serán muchos los fantasmas que asomen la cabeza tras cada caída, pero si algo sé es que no escatimará esfuerzos, trabajo y dedicación para que todo salga lo mejor posible. Dani es una apuesta personal suya desde que le descubriese para la Movistar Activa Joven Cup...ha sido Campeón del Mundo en 125cc y 250cc (2 veces)...y yo deseo de corazón que lo sea también en 500cc.
Alberto es un tipo serio, trabajador...no se "va por las ramas" a la hora de hablar, ni de trabajar... por eso, a pesar de haber conseguido tan sólo una victoria en 500cc es uno de los pilotos (o ex-pilotos) más admirados y queridos por la afición que reconoce su esfuerzo, sacrificio y dedicación. Personalmente me siento muy orgullosa de haberle conocido...

Espero que las cosas empiecen a ir mejor en adelante....desde aquí sólo puedo reiterar mi admiración y respeto por Alberto... que, como se suele decir, lleva el motor en la sangre...ojalá que pronto pueda escribir para celebrar victorias!!!

9 comentarios:

kpa dijo...

lo de las motos no es lo mio, pero te entiendo, se lo que es tener hambre de fan y que te recompensen.... te veo lanzada como una moto... ja ja
alberto puig me suena , pero le perdi la pista, gracias que estas al quite, para documentarnos ... como de costumbre ...
+
besos

Menda dijo...

Pues ojalá así sea.

Beatriz dijo...

kpa...como un dia dijiste, no ibámos a coincidir en todo, ja ja...

Menda, ojala lleguen pronto los buenos resultados!

Un beso. bea

maba dijo...

desde luego gente como tú le tienen que ayudar un monton

un gesto muy bonito en tiempos complicados

besos

Beatriz dijo...

Gracias Maba...es lo menos que podemos hacer...ofrecer nuestro apoyo!

Un beso. bea

Anónimo dijo...

bea:
felices vacaciones.
que disfruteis mucho y hasta la vuelta.
gloria (barcelona)

Beatriz dijo...

Gloria, gracias! Ya "hablaremos" a la vuelta! Un beso. Bea

Botica Pop dijo...

y encima, tan guapo él.

lupe dijo...

Ya he añadido tu entrada en mi blog:
http://congostras.blogspot.com/2007/07/o-seor-puig-segundo-javier-olave.html

No te olvides de decirle, la próxima vez que hables con el, que somos muchos más los que admiramos en silencio su trabajo que los que sueltan gratuitamente estupideces por la boca, aunque a nosotros no se nos oiga y ellos griten.

Gracias, Bea!! Un abrazo